De la idea a la realidad: 5 pasos para validar tu idea de negocio

5 Pasos para validar tu idea de negocio
Validar tu idea de negocio es un proceso más que recomendable si estás valorando emprender. Te evitará perder tiempo y dinero y te ayudará a determinar si la demanda de tu producto va a ser suficiente. En este artículo te contamos los 5 pasos imprescindibles para validar una idea de negocio.

Todos estamos de acuerdo: una buena idea de negocio es un punto de partida imprescindible si vas a embarcarte en la aventura del emprendimiento. Pero desde luego, no basta para que tu idea triunfe.

Si estás valorando emprender un negocio, es necesario que te tomes un tiempo para validar tu idea de negocio y determinar si vale la pena invertir tiempo, esfuerzo y dinero en ella.

En este artículo te damos las claves para analizar y validar tu idea de negocio, para que, si decides emprender tu negocio, lo hagas con la confianza de que la demanda va a ser suficiente para mantenerlo a flote.

De la idea a la realidad: 5 pasos para validar tu idea de negocio

La importancia de validar una idea de negocio

El objetivo final de un proceso de validación de idea de negocio es determinar si la demanda del producto o servicio que quieres ofrecer es suficiente para que merezca la pena lanzarlo.

Para validar una idea de negocio es necesario analizar el mercado existente y valorar si existe algún hueco o alguna necesidad que aún no esté cubierta por tus competidores.

Y no solo eso: también tenemos que estudiar y analizar si los potenciales clientes estarán dispuestos a pagar por cubrir dicha necesidad.

Validar tu idea de negocio
Validar tu idea de negocio te servirá para determinar si tu empresa puede ser o no rentable.

La información que irás recopilando en el proceso de validación de tu idea de negocio será crucial para determinar si dicha idea tiene potencial o no. Por eso te interesa realizar este trabajo previo, ya que, si tu idea no tiene cabida en el mercado, lo averiguarás antes de que sea demasiado tarde.

Además, otro motivo por el que validar tu idea de negocio es crucial, es que el proceso de entrevista con los potenciales clientes y su opinión te servirá como argumento de peso ante posibles inversores.

Validación de ideas de negocio en 5 pasos

Ya hemos visto por qué validar tu idea de negocio es tan importante, pero, ¿cómo saber si tu idea es viable o no? ¿qué pasos seguir en la practica para realizar este proceso?

Vamos a ver cómo puedes realizar este proceso paso por paso.

1. Realiza un buen estudio previo de tu idea de negocio

El primer paso para validar tu idea de negocio es analizarla a fondo.

¿Qué necesidad va a resolver tu servicio o producto? ¿a qué público y a qué mercado se dirige? ¿existe ya alguna empresa que ofrezca eso mismo?

Define el problema que tu producto o servicio va a resolver

Una buena idea de negocio debe resolver un problema y cumplir un propósito.

Por eso, muchos emprendedores comienzan su proceso de validación de idea de negocio definiendo cuál es ese problema que su producto o servicio resolverá.

En marketing estos problemas a veces se denominan pain points o puntos de dolor. No necesariamente son problemas en el sentido más dramático de la palabra, sino que pueden ser aquellas áreas o situaciones que generan una incomodidad o conflicto.

La complejidad de este asunto está en que, a veces, el cliente potencial ni siquiera es consciente de esos problemas o pain points.  Por tanto, tu trabajo no solo consistirá en resolver ese problema, sino que también deberás conseguir que el cliente sea consciente de él.

Algunos de los pain points más comunes son: 

Por ejemplo, la ventaja de tu producto o servicio frente al de la competencia podría ser que es una solución más económica para tus clientes, o que se consume de forma más conveniente.

identifica a tu audiencia objetivo

No importa si tu idea de negocio es buenísima y tu producto es perfecto: no llegarás a ningún lado si no conoces a tu audiencia objetivo.

Cuanto más delimites qué tipo de persona se va a beneficiar de tu producto o servicio, más sencillo será venderlo de forma que les resulta atractivo y les convenza de que vale la pena gastar su dinero en él.

Trata de entender quién es esa persona, qué necesita y cuáles son sus motivaciones. De esa forma podrás confeccionar un mensaje mucho más eficaz.

Validación de una idea de negocio
Definir tu audiencia es objetivo es clave en el proceso de validación de una idea de negocio.

A la hora de delimitar cuáles son tus clientes objetivo puede resultarte útil dividirlos en distintos segmentos. Seguramente hay muchos tipos de personas que se podrán beneficiar de tu producto o servicio, pero dirigirte a todos ellos de la misma forma no es lo más efectivo.

Si logras dirigirte a cada segmento de clientes de la forma en que sabes que les tocarás la fibra, lograrás que se sientan comprendidos y aumenten las posibilidades de que te elijan.

identifica tu mercado objetivo

El mercado objetivo de un negocio viene determinado por una demografía o un interés común

Si ya has empleado tiempo en definir a tu cliente objetivo, ya tienes un hilo del que empezar a tirar para definir tu mercado objetivo. No obstante, si te cuesta saber por dónde empezar, puedes empezar por investigar a tus competidores y el mercado al que ellos se dirigen.

A menudo, el mercado objetivo consiste en personas de una cierta demografía, como la edad, género, localización, nivel académico, nivel de ingresos, valores, estilo de vida, etc. 

Toda esta información es de vital importancia a la hora de ajustar tu oferta. Por ejemplo, si tu mercado objetivo pertenece a un nivel adquisitivo bajo, es posible que debas prestar atención a tu estructura de precios para asegurarte que pueden permitírselo.

Y, aunque definir el mercado objetivo es importante, también lo es el determinar si dicho mercado es suficientemente grande como para que tu negocio pueda ser rentable.

¿Existe ya una idea de negocio como la tuya en el mercado?

No existe ninguna idea de negocio que sea completamente original, por lo que tampoco debes tirar la toalla por completo si detectas que ya existe alguna empresa que esté ofreciendo un producto o servicio similar al tuyo.

Dependiendo del tamaño del mercado, puede haber espacio para más de una empresa.  Pero sí es importante que te asegures de que tu idea no va a infringir ningún tipo de patente, marca registrada, derechos de autor…

Nuestro consejo es que, antes de lanzarte con tu idea de negocio, realices el análisis pertinente para asegurarte de que no incurres en ningún tipo de infracción legal.

¿Y quiénes son tus competidores directos?

Si ya existen competidores en el mercado con una idea similar a la tuya, deberás enfocarte en diferenciarte de las soluciones actuales. Analizar a tus competidores directos es clave en este proceso.

Un competidor directo sería aquel que ofrece el mismo producto, cubre la misma necesidad y tiene los mismos clientes potenciales que tú.

5 Pasos para validar ideas de negocio
Analizar a tus competidores te resultará muy útil para validar tu idea de negocio.

Observar a tus competidores directos te ayudará a distinguir aquello que funciona de aquello que no, y te permitirá aprender de sus éxitos y fracasos. 

En la práctica, una forma sencilla de analizar a tus competidores es hacer una búsqueda en Google. Busca las palabras clave que te interesen, ve a las webs de tus competidores y observa cómo se presentan, qué destacan de sí mismos o cuál es su rango de precios. 

También puedes leer las reseñas que sus clientes dejan sobre ellos en redes sociales, lo cual te dará información más honesta y veraz.

Y, por supuesto, si tienes posibilidad de hacerlo, no descartes la posibilidad de subcontratar este análisis de competidores a una empresa especializada, te proporcionará información mucho más útil y exhaustiva.

2. Realiza un estudio de mercado

Vale, si ya has seguido todos los pasos anteriores, ya deberías tener un conocimiento muy detallado sobre tus potenciales clientes, tu mercado objetivo, tus competidores o sobre los pain points que tu producto o servicio va a cubrir.

El siguiente punto para validar tu idea de negocio es realizar un estudio de mercado. 

Hay dos tipos de estudio de mercado: cualitativos y cuantitativos. Los estudios cualitativos se enfocan en preguntas abiertas y respuestas individuales, mientras que el cuantitativo se enfoca en determinar qué es lo que piensa la mayoría de la gente sobre un tema en particular.

Combinar ambos tipos de estudio de mercado es lo ideal para validar una idea de negocio.

A la hora de estudiar el mercado también es importante analizar otros aspectos:

3. Haz un estudio de palabras clave y volumen de búsquedas

Una buena forma de validar tu idea de negocio y que, además, es barata y sencilla, es analizar las palabras clave que tu consumidor utiliza para buscar servicios o productos como los que planeas ofrecer.

Cuando utilices un buscador, como por ejemplo Google, para realizar una búsqueda, fíjate en el número de resultados que te devuelve.

Si un término de búsqueda devuelve muchos resultados, eso podría indicar que existe un interés en tu producto o servicio.

También puedes utilizar herramientas de análisis de palabras clave más específicas, como por ejemplo el Planificador de palabras clave de Google Ads.

5 pasos para validar tu idea de negocio
Puedes extraer información muy relevante realizando búsquedas en Internet.

Por otro lado, un volumen de búsqueda bajo no necesariamente denota que no haya demanda para tu idea, podrías estar buscando con los términos equivocados, o también podría ser que tu audiencia objetivo todavía no sepa que tu idea de negocio puede ser una solución a su necesidad.

En esos casos, trata de hacer búsquedas relacionadas con los pain points de tus clientes, en lugar de enfocarte en la solución que vas a proponerles con tu idea de negocio.

Otro beneficio de realizar este análisis de términos de búsqueda es que te aportará conocimiento sobre los términos exactos que tu cliente objetivo utiliza para buscar tu producto o servicio, lo cual te ayudará a determinar qué términos utilizar en tu web, descripciones de productos o redes sociales.

4. Entrevista a tus potenciales clientes

Si ya has llegado a la conclusión de que tu idea de negocio tiene potencial en el mercado, es hora de tratar de comunicarte directamente con tus posibles futuros clientes.

Tienes muchas opciones: entrevistas personales, encuestas, focus groups (o grupos focales) con personas que pertenezcan a tu mercado de interés…

Aprovecha esta comunicación para obtener información relevante:

La comunicación con tu cliente objetivo es clave para validar tu idea de negocio y te permitirá confirmar o refutar si tu análisis y tus hipótesis iniciales eran correctas.

5. Haz un test de tu producto/servicio

Dejar a tu cliente objetivo que pruebe tu producto o servicio es la prueba definitiva para determinar si puede tener éxito en el mercado.

Existen dos tipos de tests de producto/servicio: tests alpha y tests beta.

Los tests alpha se realizan de forma interna, entre los empleados de la empresa o, si todavía no los tienes, entre tu círculo más cercano. El test alpha te permitirá detectar pequeños ajustes que puede ser interesante realizar antes de lanzar el producto o servicio al mercado.

Los tests beta se realizan con un grupo externo de usuarios, que prueba el producto o servicio e informan de cuál ha sido su experiencia.

Realizar este tipo de tests es indispensable en la validación de una idea de negocio, ya que te dará feedback real de tus potenciales clientes, permitiendo ajustar tu oferta y tu forma de comunicarla.

Validación de tu idea de negocio
Un test de producto/servicio te proporcionará mucho feedback que aplicar a tu negocio antes de lanzarlo.

Conclusiones

Validar tu idea de negocio es un paso importantísimo que todo emprendedor debería realizar antes de lanzarse a la piscina.

Tras realizar este proceso, muchos emprendedores concluyen que su idea de negocio no es viable. No es nada personal, son solo negocios. Y, además, ¿no preferirías saber que tu idea no tiene potencial antes de invertir todos tus ahorros en ella?

Otras veces puede ser que la conclusión sea que la idea puede ser viable, pero hay que mejorarla. El proceso de validar tu idea de negocio debería darte ideas sobre qué áreas pueden mejorarse o si, directamente, es mejor ir en una dirección totalmente diferente.

Y, por supuesto, si tu conclusión es que tu idea de negocio sí tiene cabida en el mercado, nuestro consejo es que no empieces a lo grande. Controla tus gastos y tómate un tiempo para testear tu idea «en vivo».

Aplimedia Desarrollo de Software

Secre, el software de facturación de PYMES de Aplimedia, es una solución de gestión completa e intuitiva, con módulos sectoriales y más de 25 años en el mercado.

Comparte esta entrada:

También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar