Cómo utilizar la tecnología para vender más

7 Formas de utilizar la tecnología para mejorar tus ventas

Nuestro mundo cada vez más tiende hacia lo digital. Ya no cabe duda de que la tecnología va a reinar, todavía más si cabe, en todas las áreas de nuestras vidas, por ello, tienes dos enfoques: o te subes al barco y utilizas la tecnología a tu favor, o lo dejas pasar y te hundes tras él.

La tecnología puede ayudar a que tu empresa sea mucho más eficiente, optimizando todos tus procesos y operaciones. Esto es sin duda lo que más demanda la pequeña y mediana empresa. Pero también puede ayudarte a mejorar las ventas y aumentar las probabilidades de captar un cliente una vez nos ha conocido y se ha interesado en nuestros productos o servicios. O a aumentar las posibilidades de que se convierta en un cliente recurrente que nos vuelve a comprar una y otra vez.

No importa cómo sea tu público objetivo, si vendes a empresas o particulares, si tienes una tienda a pie de calle o un ecommerce, si fabricas, construyes u ofreces servicio técnico. A día de hoy, cualquier tipo de empresa se puede beneficiar enormemente de la tecnología y utilizarla en su beneficio para darle un empujón a sus ventas.

Hoy te traigo 8 maneras en las que puedes usar la tecnología para mejorar las ventas en tu negocio.

1. La empresa “encontrable”

Al igual que tú, todos y cada uno de tus clientes y potenciales clientes hacen uso de la tecnología y de Internet. El móvil es lo primero que miran nada más levantarse y lo último que miran antes de acostarse. Si vas en el metro o en el autobús y levantas los ojos de tu pantalla puedo decir sin miedo a equivocarme que la gran mayoría de las personas estarán totalmente inmersas en su smartphone.

¿A dónde voy con esto?

Si utilizamos el móvil para absolutamente todo, también va a tener un peso importante en las decisiones que tomamos.

¿Consultas reseñas online antes de visitar un restaurante o un hotel? ¿tomas tus decisiones de compra en base a la información que encuentras en la web de la empresa en cuestión, en redes sociales o en cualquier otro lugar de Internet? Seguramente ya habrás llegado a la misma conclusión que yo: tu empresa tiene que estar en Internet.

Pero, ¿basta con estar en Internet? Por supuesto que no. No solo tenemos que estar, tenemos que ser atractivos y tenemos que ser “encontrables“. Esto quiere decir que necesitas conseguir que tus potenciales clientes te encuentren cuando busquen servicios relacionados con tu negocio. Si tu empresa se llama Zapatos Manuel no basta con que lleguen a tu página web introduciendo estas dos palabras, lo que te interesa realmente es que lleguen a tu página cuando busquen “bailarinas de color rojo”, “botas de montaña” o “zapatillas de tenis”.

¿Cómo conseguirlo? O bien realizas una campaña de marketing en Google o en redes sociales, configurándola para que tus anuncios aparezcan al realizar búsquedas de ese tipo; o bien optimizas tu página web para que los buscadores web como Google entiendan correctamente cuál es el contenido y se lo ofrezcan a los internautas cuando realicen búsquedas de interés. Esta segunda opción es lo que se conoce como SEO, que es el resultado de muchas acciones distintas que tienen como objetivo mejorar tu relevancia en Google (y en otros buscadores, pero principalmente en Google).

Si no tienes conocimientos sobre SEO o SEM (campañas pagadas) lo mejor es que confíes en un profesional que te ayude a dar visibilidad online a tu negocio. Si, por el contrario, sí tienes conocimientos, mantente a la vanguardia y sigue de cerca los cambios en el algoritmo de Google para adaptar tu estrategia. Una de las tendencias que se está observando cada vez más es el Voice Search Optimization, que consiste en adaptar las keywords o palabras clave a búsquedas realizadas por voz en lugar de escribiendo. Esto resulta en palabras clave más largas y formuladas de forma mucho más natural, como cuando hablamos con una persona.

Cómo aumentar las ventas gracias a la tecnología
Para mejorar tus probabilidades de vender, tu empresa debe ser “encontrable” en Internet.

2. Marketing digital multicanal

Internet también nos brinda la oportunidad de ofrecer publicidad y anuncios muy segmentados y perfectamente dirigidos a nuestro público objetivo. Si conoces bien a tus clientes y potenciales clientes, sabes identificar cuáles son sus datos demográficos, qué intereses e inquietudes tienen o, incluso, qué términos utilizan para buscar tus servicios o productos, ya tienes más de la mitad del trabajo hecho.

Identifica qué canal o canales son los más adecuados para dirigirte a tu público objetivo: puede ser una red social como Facebook, Linkedin, Instagram, Youtube… O puede ser un buscador como Google, Yahoo, Bing… Lo más habitual, de hecho, es que tu público esté en varios sitios a la vez, por lo que una estrategia a seguir puede ser establecer varias campañas en distintos canales para estar presentes en todos los lugares allá donde nuestro público está.

Las plataformas para anunciantes de estos canales suelen ser bastante intuitivas y muchas veces también te ofrecen asistencia para configurar tus anuncios. No obstante, de nuevo, si se trata de un campo que no dominas, no desestimes la posibilidad de contar con un profesional que pueda sacar la mejor rentabilidad de tu inversión.

La publicidad online es infinitamente más económica que la publicidad convencional (como los anuncios de televisión, en el periódico, en el metro, etc.) y además nos permite acercarnos a nuestro público de interés de una forma inédita en la historia, pudiendo estrechar muchísimo el cerco. Por ejemplo, Linkedin te permite dirigirte solo a cargos concretos de sectores concretos, y Google te permite mostrar anuncios a usuarios que hayan visitado una página web de la competencia. Son solo un par de ejemplos, pero te pueden ayudar a hacerte una idea del alcance que te permiten estas plataformas.

Eso sí, toda estrategia de publicidad online debería ir complementada con un trabajo de la imagen digital de la marca coherente y a todos los niveles. Es decir, una página web bien diseñada y con una estructura lógica, redes sociales actualizadas y que brinden contenido de interés para tu público, perfil de Google My Business detallado y al día, etc.

3. El software es tu amigo

Hoy en día, el software es una pieza fundamental en, prácticamente, cualquier negocio. Es difícil pensar en algún tipo de sector o industria que no se valga de algún tipo de software para la consecución diaria de sus tareas. Y es que, precisamente, el software nace como herramienta para la simplificación y automatización de tareas que, de no ser por él, se alargarían mucho más y supondrían una rentabilidad mucho menor.

Ahora bien, que las empresas estén utilizando software no quiere decir que estén optando por la mejor herramienta. Todavía es habitual encontrarse empresas que gestionan su empresa y realizan sus facturas con Excel o Word, lo cual es muy ineficiente, sobre todo teniendo en cuenta que existen herramientas en el mercado precisamente desarrolladas para resolver estas tareas ahorrando al máximo los recursos necesarios. Hablo de los software de facturación y gestión, que no solo resuelven este tipo de tareas, sino que, cada vez más, ofrecen herramientas altamente especializadas para mejorar la gestión de todas las áreas de un negocio.

Descubre el software de gestión Secre

Muchas empresas tienden a pensar que invertir en este tipo de soluciones informáticas es una pérdida de dinero. En mi opinión, no podrían estar más equivocados, puesto que una gestión ineficiente es la principal causa de que una empresa sea poco rentable. Un software de gestión es en realidad una inversión que podrás recuperar en un periodo de tiempo corto gracias al tiempo ahorrado y a la información que nos proporcionará, que nos permitirá tomar más y mejores decisiones en base a datos relevantes.

Puede que estés pensando: vale, ya veo que me puede ayudar a ahorrar dinero, pero, ¿cómo me ayuda a mejorar las ventas?

Todo está relacionado. Una mejor gestión de tu empresa y sus procesos repercute directamente en la satisfacción de tus clientes. Desde la gestión de los cobros y la facturación hasta el inventario (saber cuándo aprovisionarte de determinados artículos para no quedarte sin stock en momentos clave, por ejemplo) o el envío de los pedidos son procesos que influyen en la posibilidad de que un cliente vuelva a contar con nosotros en el futuro, o en que hable bien de nuestra empresa a potenciales clientes.

Y no solo eso, también existen soluciones en el mercado que incorporan herramientas CRM para una mejor gestión de los procesos comerciales. El objetivo de este tipo de software es aumentar las posibilidades de que un potencial cliente termine contratando nuestros servicios o comprando nuestros productos. Una opción a considerar es la de un software de facturación y gestión con CRM incorporado.

4. Opta por el trabajo en la Nube

La Nube es una opción flexible, conveniente y segura que, a día de hoy, muchas empresas temen de forma totalmente injustificada.

Trabajar en la Nube implica poder acceder a nuestros datos y realizar operaciones sin más limitación que el disponer de conexión a Internet. Con cualquier dispositivo y estés donde estés. Es lo que nos permite poder introducir con un smartphone un pedido de un cliente en sus mismas oficinas. O enviarle un presupuesto en casa desde el portátil o la tablet.

Precisamente es esa agilidad la que permite, por un lado, poder responder más rápidamente a las demandas de los clientes, mejorando así su satisfacción y fidelizándolos. Y, por otro lado, facilitar el trabajo entre miembros del equipo, que pueden acceder a la misma información desde distintos lugares y trabajar siempre con la última versión. Esto repercute en una mayor eficiencia y eficacia, es decir, en un trabajo mejor hecho y en un plazo menor.

5. Analítica: datos, datos y más datos

Estamos en la era de los datos.

Seguro que has oído hablar de conceptos como Big Data, Business Intelligence, Machine Learning… Todos ellos forman parte de la misma tendencia: la de utilizar los datos y estructurarlos para obtener información de alto valor o automatizar procesos.

Para una PYME puede parecer que eso de los datos no es tan relevante o que no podemos obtener información verdaderamente valiosa. Nada más lejos de la realidad. Si cogemos datos como el volumen de pedidos, el importe medio de las compras, el día de la semana en el que cerramos más ventas, los productos o servicios más solicitados, etc.; y los ordenamos de manera coherente, podremos tomar mejores decisiones sobre, por ejemplo, cuándo hacer un pedido de mercancía, cuál es el mejor momento para una campaña publicitaria o qué promoción puede ser más efectiva para nuestros clientes.

Si trabajas con un software de gestión adecuado podrás obtener muchos de estos datos de forma muy sencilla y en unos clicks. Pero si tienes mucha inquietud por estos temas también tienes la posibilidad de contratar servicios de Business Intelligence, que toman todos los datos de tu negocio (extrayéndolos, por ejemplo, de tu software de gestión o ERP) y datos sobre tu sector para ofrecerte miles de gráficas, tablas y estadísticas que te facilitarán muchísimo la toma de decisiones comerciales.

6. Ofrece tecnología a tus clientes

La tecnología ha llegado a nuestras vidas para facilitarnos las cosas y, por eso, es buena idea que tú también hagas uso de ella para facilitarle a tus clientes cualquier relación u operación con tu empresa. Es una buena manera de trabajar en la imagen de tu marca y que tu empresa sea vista como eficaz y moderna, al mismo tiempo que logras clientes más satisfechos y más proclives a recomendarte.

Te preguntarás, ¿cómo puedo yo aplicar la tecnología en mi negocio?

Uso de la tecnología para aumentar las ventas
Utiliza la tecnología para ofrecer facilidades y comodidades y lograr clientes más fieles.

Cada empresa es un mundo y aquí es donde entra tu creatividad y la de tu equipo, pero ahí van algunas ideas:

  • Si tienes un local, tienda física, bar o restaurante puedes ofrecer wi-fi gratuito a tus clientes. Es una buena manera de fidelizarlos y de lograr que estén más tiempo en tu establecimiento, aumentando las posibilidades de que compren o consuman.
  • También puedes ofrecer nuevas formas de pago novedosas en el mercado, como por ejemplo el pago con el móvil. Tus clientes ganarán en comodidad, pudiendo utilizar la forma que más conveniente les resulte.
  • Si tu tipo de negocio implica que tienes que reunirte con tus clientes a menudo, puedes facilitarles las cosas y ofrecerles alternativas más eficientes y cómodas como las videoconferencias. Tanto tú como tu cliente ahorraréis tiempo y, por tanto, dinero.
  • Si el uso de tus productos o servicios requiere de formación considera montar algún tipo de plataforma de aprendizaje online que dote a tus clientes de cierta autonomía. Pueden ser vídeos, imágenes combinadas con texto o incluso clases online en directo a las que los clientes puedan conectarse y plantear dudas. También puedes incluir tests o exámenes para reforzar la adquisición de los conocimientos.
  • Puedes considerar el desarrollo de una aplicación para móviles que pueda tener sentido dentro del contexto de tu negocio. Eso sí, antes de embarcarte en un proyecto de esas características, asegúrate de que sea una App que realmente esté ofreciendo algún tipo de valor añadido, ya que, si no, difícilmente lograrás que los usuarios adopten su uso.

7. Inteligencia Artificial

Eso de la inteligencia artificial suena demasiado futurista, ¿verdad? A muchos lo primero que les vendrá a la mente es el típico androide o robot que aparece de vez en cuando en el telediario y que es capaz de mantener una conversación simple o interpretar emociones humanas.

Lo cierto es que la inteligencia artificial ya tiene aplicaciones en el mundo empresarial que están al alcance de cualquier tipo de empresa.

Un ejemplo muy claro lo vemos en los chatbots. Los chatbots se basan en la Inteligencia Artificial para que un ordenador pueda conversar e interactuar con los humanos de forma simple. Mediante el uso de chatbots, los ordenadores pueden entender y responder a las personas por medio del lenguaje escrito o hablado.

Algunos ejemplos de aplicación en el ámbito empresarial que repercutirán en nuestra rentabilidad y mejorarán las probabilidades de vender son:

  • Uso de chatbots en la atención al cliente. Muchos negocios ya utilizan los chatbots como primer contacto cuando un cliente necesita ayuda. Son útiles para cualquier tipo de industria y permiten ayudar a los clientes a la hora de navegar por la página web, resolver dudas simples o dirigirlos al departamento correspondiente.
  • Uso de chatbots en comercio electrónico. Pueden ser de mucha utilidad para guiar a los usuarios a la hora de completar una compra o transacción.
  • Asistentes virtuales. Seguro que ya conoces lo más populares, como Siri, Cortana, Alexa o el asistente de Google. Estas tecnologías facilitan y agilizan el día a día de empresas y clientes, pudiendo recuperar y recopilar información, programar citas o reuniones, introducir notas en el dispositivo, etc.

En resumidas cuentas, la tecnología en todas sus formas te ofrece herramientas con las que lograr un negocio mucho más eficiente, más satisfactorio para tus clientes y, en definitiva, más rentable. El uso conjunto de todas estas herramientas mejorará las posibilidades de cerrar ventas y aumentar tu facturación. Eso sí, no pierdas nunca el foco en el factor humano, ya que las relaciones personales con los clientes siguen siendo clave para lograr que estén satisfechos, que nos recomienden y nos compren una y otra vez.

¿Buscas un software de gestión para tu PYME? Te invito a conocer Secre, nuestro software de gestión orientado a la pequeña y mediana empresa de todo tipo de sectores y actividades. Cuenta con módulos sectoriales para adaptarse a tu negocio y herramientas para una gestión integral de todas las áreas de tu negocio. Solicítanos información sin compromiso.

Comparte:
error