Cómo empezar una PYME en seis pasos

Cómo empezar una PYME en 6 sencillos pasos

Si bien tener una buena idea de negocio es fundamental, todavía lo es más saber pasar a la acción y transformar esa idea en una realidad. Si te paras a pensar todo lo necesario para poner en marcha tu idea de negocio es posible que te sientas abrumado/a, pero lo cierto es que, una vez te pones en marcha, todo resulta mucho más sencillo de lo que parecía en un primer momento. Al fin y al cabo nadie nace sabiendo cómo empezar una PYME, por eso te traemos 6 pautas que te ayudarán a arrancar y a asegurarte que empiezas con buen pie.

No nos engañemos. Crear una PYME desde cero requiere cierta organización y mucho trabajo duro. Una buena estrategia a seguir es desglosar todo en pequeñas tareas más fáciles de asumir y sacar adelante. Con estos 6 pasos para crear una PYME veremos cómo descomponer y simplificar este proceso para comenzar tu nueva aventura.

6 pasos para crear una pyme

Redacta tu plan de negocio en un solo folio

La clave del éxito de un negocio es el saber simplificar y mantener los costes a raya. Sobre todo cuando hablamos de la fase inicial al crear una PYME. Y cuando hablamos de coste no solo hablamos de coste monetario, sino también de tiempo.

Muchos emprendedores cometen el error de intentar crear un plan de negocio extremadamente amplio y exhaustivo. Puede ser que un documento de dichas características te sea de utilidad si estás buscando alguien que financie o invierta en tu negocio, pero si ese no es un objetivo a corto plazo es mejor idea que comiences probando y testeando tus ideas antes de invertir mucho tiempo y dinero.

Lo más recomendable es que tu plan de negocio no ocupe más de un folio y que te ofrezca una visión general de alto valor acerca de la PYME que vas a crear:

  • Define tu visión, ¿cuál es el objetivo final de tu negocio?
  • Define tu misión. A diferencia de la visión, la misión debe explicar por qué existe tu empresa.
  • Define tus objetivos, ¿qué planeas hacer para cumplir tu misión y tu visión?
  • Esboza tus estrategias básicas, ¿cómo vas a lograr cumplir los objetivos planteados?
  • Redacta un plan de acción simple en el que definas las pequeñas tareas necesarias para cumplir los objetivos.

A rasgos generales estas son las ideas que debería contener tu plan de negocio. Puede que te ocupen más de un folio, pero el objetivo es disponer de un documento más organizado y conciso que un plan de negocio completo, que podría llevarte semanas.

Decide cuál va a ser tu presupuesto

Mantener los costes a raya es fundamental cuando hablamos de cómo empezar una PYME, pero aún así es necesario que decidas cuál va a ser tu presupuesto y cuánto vas a poder gastar en un inicio. Si tu empresa de nueva creación está autofinanciada asegúrate de que te prepuesto y tu estimación inicial de gastos es realista. Cuenta con un coste adicional de un 20% para imprevistos que te permita cubrir holgadamente con tu coste mensual estimado.

Es importante que calcules correctamente cuál es ese coste mensual estimado, te va ayudar a determinar cuánto tiempo puedes estar en el mercado antes de empezar a recibir beneficios. Al fin y al cabo la rentabilidad es clave y deberías tenerla en mente desde el principio. Puedes plantearte que tu PYME empiece a ser rentable a partir de los 30 a 90 días. Es posible. Pero tener un presupuesto de reserva te ayudará a sobrevivir si las cosas van peor de lo que anticipaste.

Cómo crear una PYME

¿Cómo vas a constituir tu empresa?

Constituir tu empresa te va a suponer tiempo y dinero, pero es un paso que tendrás que dar en un momento u otro. Tendrás que decidir si vas a optar por una sociedad limitada o anónima, o si, por el contrario, prefieres testear el mercado como autónomo/a.

Si hablamos de una pequeña empresa, cuyo desembolso inicial va a ser reducido y que no va a contar con numerosos socios, la opción es la sociedad limitada, cuyas únicas restricciones es contar con un capítal mínimo de 3.000€ (e incluso tendrías opciones si no dispones de ese capital inicial desde el principio). Es por ello que está es la opción más habitual para PYMES y constituye la forma jurídica por la que opta el 90% de las empresas en España.

Las sociedades anónimas requieren un capital mínimo de 60.000€ y están pensadas para empresas con un gran número de socios. Para determinadas actividades es obligatorio constituirse como sociedad anónima, como por ejemplo es el caso de los bancos, farmacias, empresas de seguros o fondos de pensiones.

Para constituir tu empresa, ya sea como sociedad anónima o limitada, deberás contar con un notario de tu elección que realice la escritura pública y al que deberás aportar el certificado de denominación social, que podrás solicitar en el Registro Mercantil Central.

Sé riguroso/a con las finanzas

Constituyas como constituyas tu empresa un consejo que deberías aplicar desde el minuto uno es separar tus cuentas personales con las de la empresa. No hacerlo es un gran error que causará muchas confusiones a nivel financiero y a la hora de calcular impuestos y tasas. Crear una cuenta bancaria para tu empresa es muy sencillo, no te llevará mucho tiempo y te ahorrará muchos dolores de cabeza.

Asegúrate de tener presencia online

No importa si tu negocio va a ser solamente físico o si también vas a operar en Internet con una tienda online, necesitas una página web y eso implica asegurarte que cuentas con una URL adecuada para tu PYME. Hoy en día existen múltiples proveedores como Joker, Arsys, Don Dominio y un largo etcétera, que te permitirán buscar si el dominio que quieres contratar está disponible y te permitirán contratarlo por un módico precio que en muchas ocasiones no supera los 10€ anuales (aunque esto depende de diversos factores).

Por supuesto, tu página web cobra todavía más relevancia cuando hablamos de tiendas online. Necesitarás contar con un diseñador o diseñadora web que se encargue de crear y configurar tu tienda, o, si tienes tiempo y habilidad, puedes hacerlo tú mismo/a mediante un sistema tipo PrestaShop o Magento.

Pasos para empezar una PYME

Sea como sea, si creas una PYME hoy en día no puedes pasar por alto el factor digital. La presencia online se ha convertido en un imprescindible para la reputación empresarial y una fuente de información principal para potenciales clientes, proveedores, competencia… La mejor recomendación que podemos hacerte es que cuentes con una página web desde el principio, aunque sea básica y vayas alimentándola y mejorándola con el tiempo: lo importante es que tengas presencia y que seas tú quien hable de tu propia empresa, en lugar de los demás.

Haz pruebas para determinar la viabilidad de tu negocio

No basta con ofrecer un buen producto o servicio. Si no consigues vender, tu negocio jamás va a ser rentable y, por tanto, está destinado al fracaso. Por eso no está de más que realices algunas pruebas previas para determinar la viabilidad de dicho producto o servicio.

Para ello, trata de difundir la palabra y dar a conocer tu empresa y sus productos de formas creativas y económicas. Si tu negocio se basa en los servicios ponte en contacto con los organismos locales para consultar acerca de los recursos disponibles para hablar, presentar o compartir información acerca de tu PYME. Si, por el contrario, lo que vendes son productos, puedes probar la viabilidad en distintos eventos o ferias que te permitan averiguar lo que el público piensa y si estarían dispuestos a comprarte.

Ten en cuenta, por otro lado, que puede ser que el público esté más que dispuesto a comprar tus productos o contratar tus servicios, pero para ello es imprescindible que te conozcan. Puedes tener el mejor producto del mercado, pero si nadie lo sabe, nadie lo comprará. Por ello el marketing es tan relevante y uno de los aspectos a los que deberías prestar atención desde los mismos inicios.


Estos seis pasos te orientarán sobre cómo empezar una PYME con buen pie. Los primeros pasos son importantes y pueden determinar la viabilidad y rentabilidad futura de tu negocio, por eso es importante que seas meticuloso/a en los inicios. Hacer las cosas bien desde el principio te ahorrará dolores de cabeza y problemas a medio y largo plazo y te dará más papeletas para que tu nueva aventura sea un éxito.

Y si quieres empezar con buen pie aquí tienes un consejo extra: trabaja desde el principio con un software de gestión para PYMES que te facilite el día y a día y te permita ahorrar tiempo en tareas rutinarias para dedicarlo a lo que de verdad importa: dar a conocer tu negocio y rentabilizarlo. En Aplimedia llevamos más de 25 años desarrollando Secre, un ERP orientado a PYMES de todo tipo de actividades y sectores. Contacta con nosotros sin compromiso y te asesoraremos para averiguar si Secre es el programa de gestión óptimo para tu PYME.

Programa de gestión Secre
Comparte:
error