Fíjate estos objetivos y levanta tu negocio

Fíjate estos objetivos y levanta tu negocio

Fíjate estos objetivos y levanta tu negocio

La crisis económica se ha llevado por delante miles de pequeños negocios y ha mandado al dique seco a muchos emprendedores. Pero un negocio puede mejorar cada día y conseguir estos 7 objetivos, para levantar el vuelo. Si lo haces, seguramente tu negocio saldrá muy reforzado de esta época negativa. No es una receta mágica solo requiere trabajo y esfuerzo.

1. Optimiza el gasto

Reduce al mínimo el gasto e invierte en aquello que puede sacarte de la crisis. Los aspectos comerciales y el Marketing son imprescindibles para llegar a los clientes. Invertir en Marketing y Comunicación es vital para tu negocio. Si ahora no llegas a tus clientes, haz lo que sea necesario para llegar a ellos antes de que ya no tengas aliento suficiente para mantener el negocio abierto. Antes de cerrar piensa si tienes todavía recursos (humanos y económicos) para un último esfuerzo. Coge fuerzas, busca ayuda y “echa el resto”.

Para remontar la crisis en un negocio es necesario que no malgastes el dinero cuando todavía te queda un poco. Invertir en promocionar tu negocio, hacer acciones bien calculadas puede ser la diferencia entre salir de la crisis o quedarse arruinado.

2. Invierte en Marketing online y Comunicación de bajo coste:

Invertir en Marketing y Comunicación es imprescindible, pero no lo es gastar mucho dinero. El Marketing online y la Comunicación de bajo coste son posibles y requieren recursos económicos bajos. Eso sí, necesitarás invertir más recursos humanos (tendrás que dedicar más horas) para crear elementos virales en Internet; campañas de bajo coste y de máximo impacto. Para ello necesitarás asesoramiento y muchas, muchas pruebas. El ensayo y el error son la mejor forma de aprender y de ahorrar. Abre un escaparate de tu negocio en Internet a través de una Web y de las Redes Sociales. Es el primer paso. Tienes que conseguir que las redes sociales te ayuden a aumentar la visibilidad de tu negocio. Apuesta por el Inbound Marketing.

Las fases del Inbound Marketing llevarán a tu cliente potencial a ser un cliente contento que recomendará tu marca.

3. Conoce a tu público-objetivo:

Es el momento de invertir tiempo en clasificar a tus públicos-objetivo. Ahora más que nunca, es necesario conocer a tu público, a tu comunidad. Si sabes lo que esperan de ti y de tu producto puedes ofrecerles aquello que necesitan y convertirás a cada cliente en un comercial de tu negocio. Haz de cada cliente un prescriptor de tu marca. Para obtener el mejor resultado lo que tienes que hacer es hacer perfiles de buyer persona. Identifica a cada tipo de cliente con una persona que conozcas. Pon nombre y apellidos, aficiones, intereses, motivaciones, profesión… todos los datos que puedas en una ficha y convierte ese arquetipo en el objetivo de tu Marketing.

El Inbound Marketing te permitirá atraer más clientes potenciales. Pero no solo tienes que atraerlos, necesitas poder identificarlos y clasificarlos para hacer acciones de Marketing específicas para cada grupo de clientes. La segmentación de tus clientes potenciales aumentará tu capacidad de hacer cosas que les parezcan interesantes y aumenta tu capacidad de convencerles de que compren en tu negocio.

4. Soluciona problemas:

Para conseguir un fan de tu marca, debes trabajar la forma en cómo vendes tus productos. Tus clientes no quieren saber lo que tú vendes, lo bueno que eres ni lo barato que sale tu producto o servicio. Tus clientes tienen problemas, a veces pequeños y a veces más grandes. Lo que quieren es que tú se los soluciones. Por eso debes dejar de vender productos y servicios para empezar a vender soluciones. Si tienes una agencia de viajes, tus clientes no quieren comprar billetes de avión, ni reservar hoteles, quieren pasar unas agradables vacaciones a un precio razonable. Vende felicidad y no horarios de embarque ni camas de hotel.

5. Aporta valor:

Los intermediarios tienen los días contados. Para qué necesito alguien que me reserve un vuelo si puedo hacerlo por Internet. Tus clientes van a ti buscando soluciones, buscando un valor añadido que puedes ofrecer tú y solo tú. Esmérate en que lo reciban. Haz hincapié en que tu producto es diferente al del resto, por ese valor añadido que solo tú puedes aportar. Siempre puede haber alguien que haga lo mismo más rápido y más barato; convence a tu cliente de que tú aportas una solución a sus problemas y conseguirás que ese cliente sea un fan, un seguidor, un prescriptor de tu negocio y de tu marca. Para conseguir eso tienes que conocer muy bien a tu buyer persona, saber que le preocupa, que le motiva y por qué toma las decisiones de compra.

6. Adáptate a las necesidades:

Como no vendes productos o servicios, sino soluciones, debes ser tremendamente versátil. Adapta tu oferta a las necesidades de tus clientes; es una buena forma de hacer comunidad. Ser inflexible en lo que haces y cómo lo haces es el primer paso para perder a un posible cliente. Piensa que tú le necesitas a él, no al contrario. Tu cliente puede conseguir el mismo producto o servicio en otro lugar… y si busca mucho, incluso más barato. Remarca el hecho de que aportas valor, de que es una solución a “sus problemas” y que lo importante es que esté satisfecho de la decisión que ha tomado al contratarte. Convierte cada relación comercial en una buena experiencia.

7. Haz memorable la experiencia:

La marca es lo que se recuerda cuando ya ha pasado el momento de la compra, se ha disfrutado del producto o del servicio. Tu cliente debe recordar tu marca para poder recomendarla a otros amigos, volver a pedir ese producto en otro lugar o disfrutar recordando la experiencia. Haz que tu marca sea pregnante, que se recuerde con facilidad, que se integre perfectamente en el producto o en el servicio, en la experiencia del cliente. Una marca debe ser sonora, visual y naturalmente rememorable. Si tu cliente puede recordar el nombre de tu marca, su forma y su color, habrás conseguido un gran paso; si, además, es capaz de asociar a la marca valores que le recuerdan lo bueno de tu producto, la satisfacción que le ha producido y la experiencia positiva que ha supuesto su consumo, tendrás un fan rendido a tus pies. No tengas un logo, desarrolla una marca.

Fuente: ignaciojaen.es

Comparte: