Guía para las contraseñas seguras: ¡protege tu empresa!

Guía para las contraseñas seguras: ¡protege tu empresa!

Guía para las contraseñas seguras: ¡protege tu empresa!

El reciente escándalo del hackeo al gigante de las series HBO, nos ha hecho cuestionarnos qué está en nuestra mano para proteger nuestra información y la de nuestra empresa. Los datos muestran que el 63% de los hackers que atacan a pequeñas empresas tomaron ventaja en 2016 de contraseñas poco seguras. Es más, la mayoría de estos ataques se realizó en minutos y comprometieron sistemas enteros.

¡Así que saca papel y boli y anota estos consejos para lograr contraseñas seguras a prueba de hackers!

 

Entiende por qué las contraseñas seguras son necesarias

Las reglas que te vamos a dar a continuación te servirán para diseñar combinaciones de palabras, números y/o símbolos que sirven para restringir el acceso a un área determinada. Las contraseñas seguras protegen tu página web, tus programas informáticos y tus redes de información. Las mantienen a salvo de entradas no autorizadas de ex empleados, de intrusos curiosos y, por supuesto, de hackers.

La regla del 8+4

Esta regla te ayuda a construir contraseñas seguras y fuertes como el acero. Utiliza ocho caracteres, una mayúscula, una minúscula, un símbolo – como por ejemplo un asterisco – y un número. Cuanto más aleatorio, mejor.

Símbolos y números: cuanto más lejos mejor

Sí, deberías incluir números y símbolos en tu contraseña, pero no los pongas todos juntos, ya que, de ese modo, será mucho más fácil hackearla. Lo ideal es que incluyas números y símbolos separados unos de otros en la contraseña.

Guía para las contraseñas seguras

Si llevas a cabo estas prácticas para lograr contraseñas seguras, multiplicarás la protección de tus datos.

No incluyas información personal

Identifica la línea entre la seguridad y la conveniencia. Sí, es mucho más fácil recordar una contraseña si pones tu nombre y tu fecha de nacimiento, pero sin duda el desastre está asegurado. Si un hacker llega a la información de RRHH de tu empresa, lo primero que va a probar es distintas combinaciones con tu información personal.

Tampoco es aconsejable utilizar referencias culturales muy habituales y conocidas.

Utiliza contraseñas diferentes para cada cuenta

Incluso si hay varios ordenadores en el mismo departamento, no es buena idea utilizar la misma contraseña para cada uno de ellos. Usa una contraseña diferente en cada dispositivo y para cada programa, correo electrónico o área que necesites proteger.

Evita palabras sacadas del diccionario

Puede parecer una buena idea ir a un diccionario y escoger una palabra al azar para incluir en tu contraseña, pero no lo es. Esta práctica es más habitual de lo que puedas pensar, y los hackers lo saben. De hecho, cuentan con programas informáticos que buscan automáticamente entre palabras de diccionario.

No utilices demasiados caracteres

Una persona con una capacidad de memoria dentro de la media sólo puede recordar 10 caracteres o menos. Utilizar una contraseña muy larga es peligroso, puesto que caerás en la tentación de apuntarla para no olvidarla.

Parafrasea

Las abreviaciones son, normalmente, inmunes a ataques de diccionario como los que mencionábamos antes. Por ejemplo, en lugar de utilizar como contraseña “Qué Bonitas Son Las Flores En Primavera” puedes utilizar “QBSLFEP”, es mucho mejor opción si lo que buscas son contraseñas seguras. Recuerda añadir símbolos y números.

No las cambies demasiado a menudo

Si has logrado una contraseña fuerte y a prueba de ataques, se recomienda que la cambies cada año o más. No le pidas a tus empleados que la cambien con más frecuencia, ya que pueden caer en patrones (tipo “contraseña1”, “contraseña2”) que son fácilmente reconocibles por los hackers.

Consejos para lograr contraseñas seguras

Traslada a tu equipo la política de seguridad para aumentar la protección de tu información.

No anotes tus contraseñas

Está claro que confiar en tu memoria para recordar decenas de contraseñas puede ser todo un reto, pero anotarlas no es una buena idea y deberías lograr que tu equipo lo comprenda. Un post-it en la basura puede ser todo lo que un hacker necesite para comprometer tu sistema y tu empresa.

No compartas

Nadie debería compartir contraseñas a través de ningún medio electrónico. Si necesitas hacerlo y no te queda otra, asegúrate de que todo el mundo sabe cómo cambiarla una vez la hayan utilizado.

Y, por supuesto, nunca le digas a nadie tu contraseña. Lo ideal es que haya un administrador/a a quien todos deban acudir si necesitan conocer una contraseña.

Añade más barreras

Si la seguridad de los datos es prioritaria en tu negocio, deberías considerar añadir otros dispositivos de seguridad que vayan más allá de las contraseñas. Sí, una contraseña bien diseñada te ayudará a proteger tu empresa, pero tecnologías más avanzadas, como puede ser el acceso mediante huella digital, pueden ser la diferencia entre un candado y una caja fuerte.

Establece un límite de intentos

Todos nos hemos olvidado alguna vez de nuestra contraseña y hemos tenido que hacer varios intentos, aún así, deberías poner un límite al número de intentos que se pueden introducir antes de bloquear la cuenta. El máximo recomendado es de cuatro intentos.

Nunca utilices la opción de “Recordar contraseña”

Cuando los motores de búsqueda y proveedores de email te ofrecen esta opción, la intención es buena, pero es un riesgo que no merece la pena correr.

Busca la privacidad y pide a tus empleados que también lo hagan

Por último, nunca teclees tu contraseña delante de nadie, y pídele a tus empleados que procedan del mismo modo.

 

como hacer contraseñas más seguras


Ahora que ya tienes las claves para elaborar contraseñas seguras tienes en tu mano las herramientas para proteger tu empresa y tu información. Vigila el cumplimiento de estas normas en tu negocio y conseguirás un negocio a prueba de hackers.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *