Aumentar la productividad: 8 consejos

Aumentar la productividad: 8 consejos

Aumentar la productividad: 8 consejos

Si tienes un negocio o simplemente quieres mejorar tu rendimiento en tu puesto de trabajo, no puedes ignorar la cuestión de la productividad laboral. Aumentar la productividad en el trabajo no es tarea fácil y es inevitable que te encuentres con factores en tu día a día que bajen la motivación de los trabajadores o la tuya propia, y que, por lo tanto, acaben afectando a la productividad del negocio.

Productividad del trabajo

 

El primer paso, como es lógico, es identificar esos factores para poder actuar y mitigarlos. De este modo podrás evitar que vuelvan a darse o que se agraven. Deberías también ser capaz de extinguirlos si ya se han dado en tu empresa. De todos modos, lo recomendable es que adoptes una postura proactiva y sigas los consejos que te proponemos a continuación.

Pero, ¿qué es la productividad? Se suele definir como “la relación entre la cantidad de productos obtenida por un sistema productivo y los recursos utilizados para obtener dicha producción. También puede ser definida como la relación entre los resultados y el tiempo utilizado para obtenerlos: cuanto menor sea el tiempo que lleve obtener el resultado deseado, más productivo es el sistema. En realidad la productividad debe ser definida como el indicador de eficiencia que relaciona la cantidad de recursos utilizados con la cantidad de producción obtenida.” (Wikipedia.com). La fórmula de la productividad que se utiliza comúnmente es la siguiente:

Productividad de los emplados = (productos o servicios producidos)/(recursos utilizados)

Así que, una vez claro el concepto, y sin más dilación, te dejamos con unos cuantos consejos que, bien aplicados, supondrán un antes y un después en la productividad de tu empresa.

 

  1. Deshazte de aquellos factores que bajan la motivación

Un buen líder debería ser capaz de observar atentamente el clima de trabajo y encontrar las áreas problemáticas que están afectando a la motivación laboral. Los factores más típicos a la hora de bajar la motivación incluyen el ambiente de trabajo tóxico, falta de visión organizativa, ausencia de oportunidades de desarrollo profesional, sistemas de comunicación pobres, estilos de liderazgo autocráticos y el sentimiento de que no se aprecia el trabajo hecho.

Nuestro consejo: identifica el problema y empieza a trabajar inmediatamente en la solución.

 

  1. Crea un sistema de recompensas

La motivación es un factor clave si lo que buscas es aumentar la productividad. Los trabajadores sin motivación se terminan aburriendo, sobre todo si tienen que lidiar con rutinas monótonas. Asimismo, este tipo de trabajador no se motivará tampoco ante tareas más complicadas o que le supongan un reto.

Una manera efectiva de motivar a los empleados y, por ende, aumentar la productividad, es mediante lo que se conoce como técnicas de gamificación. Si premiamos tareas como la contribución de ideas las convertiremos en mucho más interesantes y atractivas.

Las técnicas de gamificación suelen implicar el uso de placas, recompensas, tablones de rankings, puntos, retos u otro tipo de elementos asociados al mundo del juego que hacen las tareas repetitivas y cuantificables mucho más atrayentes.

Existen ya empresas dedicadas a ofrecer soluciones orientadas a la gamificación y a aumentar la productividad mediante el uso de estas técnicas.

 

  1. Pon metas claras y alcanzables

El personal de un negocio tiende a motivarse más cuando sabe perfectamente qué se espera de ellos y qué se supone que deben conseguir. Poner metas que estén claras para todos los trabajadores y tener una visión empresarial servirá de guía para nuestros trabajadores.

En concreto, las metas a corto plazo son muy efectivas a la hora de fomentar la rapidez y eficiencia.  Además, es muy importante dar feedback y hacer ver que se supervisa el trabajo de los empleados. Si alguien alcanza un objetivo debería reconocérsele, mientras que, los fallos y errores deberían ser tratados rápidamente. Aumentar la productividad es mucho más fácil si utilizamos técnicas de liderazgo adecuadas.

Aumentar la productividad de tu negocio

Establecer metas claras y objetivas hará que los trabajadores las alcancen de manera más eficiente.

  1. Utiliza la tecnología de manera responsable

Si te niegas a utilizar la tecnología para aumentar la productividad, probablemente estés cayendo en un grave error. Existen numerosas herramientas que aumentar significativamente la productividad en el lugar de trabajo.

Y cuando hablamos de tecnología no nos referimos a tener Internet y utilizar un ordenador, es importante estudiar y utilizar diferentes soluciones hardware y software que mejoren la productividad laboral.

Aplicaciones colaborativas como Asana pueden ser muy efectivas a la hora de hacer que los trabajadores sean más productivos, especialmente en empresas ubicadas en varios puntos geográficos. Algunos empleados trabajan mejor si se les permite hacerlo desde localizaciones más cómodas para ellos, como pueden ser sus casas. En otros casos, viajar es muy caro y consume mucho tiempo, por lo que softwares de trabajo en remoto o de co-working son opciones viables y recomendables.

Aumentar la movilidad también puede romper barreras y aumentar la productividad. Los dispositivos móviles permiten el acceso a herramientas comunicativas y colaborativas, así como a documentos e información relacionada con el trabajo. Es importante, no obstante, no sobrepasar la línea entre la vida personal y profesional. El equilibrio entre la vida personal y laboral debe ser siempre respetada si buscamos optimizar la motivación y productividad en el puesto de trabajo.

 

  1. Establece estándares y provee de herramientas para desarrollar habilidades

En todo negocio, es importante establecer estándares. Los empleados deberían estar familiarizados con lo que la empresa espera de ellos. Necesitan saber qué deberían estar haciendo, así como qué roles se le han asignado. Sin expectativas claras o explícitas tendemos a buscar excusas cuando no logramos alcanzar objetivos. Sé claro desde el principio: define qué es lo que esperas de cada trabajador y cómo esperas que la gente realice sus tareas asignadas y responsabilidades.

Además, deberías tener en cuenta las aspiraciones laborales de los trabajadores y proveerles de oportunidades para desarrollar sus habilidades y avanzar profesionalmente. No es suficiente con que realicen correctamente las tareas que se les han asignado, hazles saber que hay otras cosas que pueden hacer para progresar hacia puestos más altos. Si no ayudas a tus empleados a desarrollarse profesionalmente, podrías alimentar su motivación para buscar trabajo en otra empresa.

 

  1. Comunicación efectiva y eficiente

La comunicación es, sin duda, un aspecto crucial en el mundo empresarial. Sin un sistema efectivo de comunicación en el trabajo, encontrarás dificultades a la hora de completar objetivos e incluso para funcionar correctamente. La comunicación no sólo se trata del uso de dispositivos como teléfonos o en intercambios de información escritos u orales. Se trata de diseñar y utilizar sistemas de comunicación apropiados para las necesidades de una empresa.

Una comunicación efectiva y eficiente implica que los trabajadores conozcan la jerarquía y experiencia dentro de la empresa. De este modo sabrán a quién dirigirse dependiendo de cuál sea su preocupación en cada momento.

En términos de herramientas, existen aplicaciones como Yammer que pueden ser efectivas a la hora de permitir a los trabajadores contribuir al conocimiento y ayudar a sus compañeros.

Utilizar este tipo de herramientas colaborativas ayuda a crear una cultura y clima de trabajo positivo y enriquecedor.

Productividad laboral

Utilizar las herramientas de comunicación óptimas para tu empresa favorecerá un clima positivo y colaborativo.

 

  1. Lidera y delega

Existe una fina línea entre el liderazgo y el micro-liderazgo. Si utilizar un estilo de micro-liderazgo corres el peligro de que tus empleados sean demasiado dependientes y no sean capaces de tomar sus propias decisiones sin ti.

Para prevenir que se de esta dependencia, empieza a confiar en tus trabajadores y permite que operen de la manera en que se encuentren más cómodos para realizar el trabajo. Si pasaron el proceso de selección y fueron contratados, deberían tener las habilidades necesarias para realizarlo. Creer en las habilidades de tus trabajadores les permitirá tener autoestima y confianza para dar lo máximo de sí mismos.

Por otro lado, no te apresures a la hora de señalar a un culpable cuando hay algún problema. Habla primero con él o ella para averiguar qué se puede hacer para evitar que el error vuelva a ocurrir.

 

  1. Rompe la rutina

Alinear las habilidades de un trabajador con las tareas que le asignamos tiene sentido, pero tenerle haciendo lo mismo una y otra vez 40 horas a la semana puede ser tedioso y contraproducente a largo plazo.

Para romper la rutina, rota responsabilidades de vez en cuando e introduce nuevos roles cuando sea posible. Esto permitirá a tu equipo expandir sus habilidades y tener una visión más amplia sobre el funcionamiento de la empresa.

 

Y tú, ¿qué técnicas conoces para aumentar la productividad de un negocio? ¡Nos encantaría escuchar tus consejos y experiencias en los comentarios!

 

8 Consejos para aumentar la productividad

Comparte: